martes, 5 de mayo de 2015

EL PASO POR EL INFIERNO


 Los tres paterneros que pasaron por el infierno de Mathausen - Gusen, 1940 - 1945.

En estas breves lineas, relatamos la vida de los tres paterneros, escrita por sus familiares, nosotros ni quitamos ni ponemos, gracias por la colaboración de las familias.



MIGUEL LIERN BARBERA




Miquel Liern Barberà: El 16 d'agost de 1907 neix a Paterna (Horta Oest, País Valencià) l'anarcosindicalista Miquel Liern Barberà. De jove s'afilià a la Confederació Nacional del Treball (CNT) i durant la guerra civil va combatre l'exèrcit facciós com a voluntari a diversos fronts (Terol, Brunete, Ebre). Amb el triomf franquista passà els Pirineus i va ser tancat als camps de concentració de Barcarès i d'Argelers. Després va fer feina en Companyies de Treballadors Estrangers (CTE). En 1941 va ser detingut pels alemanys i enviat al camp d'extermini de Mauthausen amb la matrícula 6630 i després al de Dachau. Aconseguí arribar viu fins al triomf aliat i fou alliberat. Instal·lat a Montpeller, treballà com a mosaïcista i milità en la CNT de la localitat. Miquel Liern Barberà va morir el 15 de març de 1971 a Montpeller (Llenguadoc, Occitània).





MANUEL PERIS ALFONSO




MANUEL PERIS ALFONSO

Nacido el 4 de octubre de 1909 en Paterna, Manuel Peris Alfonso fue uno de los organizadores de las fuerzas republicanas de la provincia de Valencia.
Fue capitán del ejército de la República española y en 1939 tuvo que refugiarse en Francia, siendo condenado a muerte por los franquistas. Estuvo retenido un tiempo en el campo de Barcares que el gobierno francés dispuso para albergar a los refugiados del ejército republicano. Estos campos tenían unas condiciones muy precarias y insalubres.
Se ofreció voluntario para las compañías de trabajadores extranjeros, las cuales tenían un régimen militar y se dedicaban a construir Bunkers o trincheras para el ejército. Primero estuvo en la 11ª compañía de trabajadores extranjeros y después en la 114ª.
Cuando el ejército alemán invadió Francia en mayo de 1940, tuvo la misma suerte que el ejército francés y fue detenido el 22 de junio de 1940. Como pertenecía a una compañía de trabajadores extranjeros estuvo detenido un tiempo en el Stalag XI B (los Stalag eran los campos de prisioneros para la tropa). Pero al ser reconocido como republicano español fue trasladado al campo de concentración de Mauthausen. Campo que estaba cerca de una cantera donde se llegaba a través de la famosa escalera de los tristemente famosos 186 escalones
Llegó el 17 de enero de 1941 en el tren llamado “transporte 1500” desde el Stalag XI B procedente de Belfort en Francia. Ingresó en el campo con el matrícula 214, y fue recluido hasta el 5 de mayo de 1945 día de la liberación del campo por la 11ª división acorazada americana perteneciente al tercer ejército americano del general George Patton. Durante su estancia en Mauthausen fue trasladado durante un tiempo al Kommando de Gusen (Gusen era un subcampos o Kommando que pertenecía a Mauthausen).
Como muchos republicanos no pudo volver a España donde lo esperaban para fusilarlo. Gracias a la ayuda del gobierno francés pudo trasladarse a Paris donde residió hasta su muerte en 1983. Siempre mantuvo amistad con los miembros del gobierno español en el exilio y durante los primeros años después de la guerra fue presidente de la asociación de Deportados y Internados españoles en Francia.



JOSE MARTÍ OLIVA



Al no disponer de fotografía de Jose Martí, ponemos esta imagen de españoles
trabajando en el campo de Mathausen.


José Martí Oliva pertenecía al bando republicano, combatiente en la compañía de Lister, junto al mayor de la milicia Enrique Lister Forján. Durante la Batalla del Ebro, el bando republicano consiguió avanzar con éxito hacia Valencia pero poco tardo en dividirse en dos y no poder dar el golpe definitivo de la batalla.
         José Martí fue uno de los hombres que resultaron heridos durante dicha batalla y debido a la cercanía territorial fue enviado a Valencia, donde estuvo hospitalizado. Durante su estancia hospitalaria fue enviado a Paterna, su residencia de origen. En el transcurso de esa convalecencia le notificaron el paso de Lister por Valencia rumbo a Francia, y dada su mejora aprovechó la oportunidad de volver a combatir junto a su compañía.
         Una vez en Francia, al menos Martí, cayó prisionero ante el ejército alemán, territorio en aquel momento dominado por Adolf Hitler. José Martí ingresó en primer momento en el campo de concentración de Mauthausen y posteriormente fue trasladado al campo de concentración de Gusen, donde realizaba trabajos forzosos en una cantera, portando la carga en mochilas. Dado su precario estado de salud y las infrahumanas condiciones en las que vivían, terminó falleciendo en éste último campo de concentración.
Nota: Esta información se descubrió gracias a un prisionero encargado del listado de los demás prisioneros, y que a su vez él hizo una copia de dicho listado, el cual mantenía escondido. El descubrimiento de ese listado se desconoce, pero se sabe con certeza que actualmente es propiedad de una asociación de prisioneros nazis de Barcelona.