martes, 29 de noviembre de 2016

MILAGRO EN PATERNA, 1913.



   

   LA CAMPANA DE SAN VICENTE

      En el "diario de Valencia", del día 14 de septiembre de 1913, encontramos 
         una noticia sobre Paterna al menos curiosa, resaltar que en aquellos princi-
         pios de siglo XX, las creencias y miedo a las profecías y costumbres era
         algo muy implantado en la sociedad.
        
         Aquí transcribimos la noticia tal como en su día fue publicada, al menos no
         deja de ser muy significativa 103 años después, las profecías de San Vicente
         Ferrer sobre el fin de mundo, fueron muy seguidas y ensalzadas en todos
         aquellos años.

         Decir que la campana más grande y pesada del campanario de la iglesia de
         San Pedro de Paterna, es la de San Vicente, que en épocas de tormentas, se
          hacia repicar insistentemente.











El texto de la crónica dice así:



PATERNA

 Al anochecer de anteayer se percibieron tres grandes tormentas en el horizonte, que no inician esperar nada bueno.
Inmediatamente, la histórica campana de San Vicente fue echada al vuelo por seis o siete jóvenes, entre los que se me dijo estaban nuestros queridos amigos Salvador Sainz y Miguel Brisa, Hasta cerca de las doce estuvieron estos incansables muchachos en la ruda faena dicha.

 A las nueve y media de la noche después de incesantes relámpagos y truenos, descargó la primera de las tormentas con agua, muy mesurada, habiéndose resuelto de la misma manera las dos siguientes que precedían, sin causar desgracias personales.

¿A quién se debe este verdadero milagro? Indudablemente, al volteo de la campana de San Vicente. Pues la profecía del santo ha sido cumplida, y por este motivo se ha arraigado más la fe que en dicha campana tienen puesta los honrados vecinos de Paterna.

También cayeron dos exhalaciones: una de ellas, después de atravesar por el medio de la calle de Quintana, se introdujo en la casa numero 18 si mal no recuerdo, de la calle San Antonio, habitada por el Sr. García y su familia, la cual chispa, después de derribar dos chimeneas, incendió una viga y se supone que quedo en la referida casa.

Se dice que la otra exhalación entro por una de las puertas de la casa que Manel Sancho posee en la calle de San Roque, y  salió por la otra, después de haber hecho añicos la perilla de luz eléctrica. Tampoco hubo que lamentar desgracias personales, y si sólo el susto que el referido fenómeno ocasiona.

Debieron caer en otros puntos de esta población más exhalaciones, pero no hemos tenido noticia exacta más de estas dos que reseñamos.

Solo nos resta manifestar a nuestros queridos amigos Sanz y Brisa, para que estos lo hagan a su vez a los demás compañeros, el agradecimiento del pueblo creyente de Paterna y dando de mi parte las gracias.

Leemos en el diario de ayer:

“El Sr. López García ha ordenado al ingeniero agrónomo Sr. Alcaraz, visite los términos de Liria y Cuart de Poblet para apreciar la cuantía de los daños e instruir el correspondiente expediente…”

Pero Sr. Gobernador: ¿Es que en Paterna y Manises no ha ocasionado daños el ultimo pedrisco? Pues si es que se han ocasionado, ¿Por qué no envía al ingeniero Sr. Alcaraz a estas dos villas?
No sabemos si lo enviara a Paterna, porque la peritación  está hecha de parte del Alcalde del referido pueblo, que la hizo en 25.000 pesetas, es decir, la hizo en 250.000 pesetas, pero les parecía demasiado, a lo que copiaron la cantidad y le quitaron un cero.

Pues que conste que en Paterna hay mucho más daño del que representar las 250.000 pesetas.
Y si no, que se pase el ingeniero, y lo vera por sus propios ojos.







PROFECÍA DE SAN VICENTE FERRER:

SAN VICENTE FERRER (1350-1419)
"Vendrá un tiempo que ninguno lo habrá visto hasta entonces . . . Se producirá un estruendo tan grande, de modo que ni fue ni se espera otro mayor, sino el que se experimente en el juicio
Llorará la iglesia . . . Ahora está lejos; pero la tristeza se convertirá en gozo. El rey de reyes y el señor de los señores todo lo purificará y regenerará. La Francia con su orgullo será del todo abatida; los días no distarán; están ya a las puertas. Veréis una señal y no la conoceréis; pero advertid que en aquel tiempo las mujeres vestirán como hombres y se portarán según sus gustos y licenciosamente y los hombres vestirán de mujeres".
"En los días de paz que han de venir luego de la desolación de revoluciones y guerras, antes del fin del mundo, los Cristianos se volverán muy tibios en su religión y rehusarán recibir el Sacramento de la Confirmación, diciendo «es un Sacramento innecesario»"