jueves, 18 de diciembre de 2014

ESCUELAS DEL CALVARIO.



RECUPERAMOS ESTE ESCRITO DEL LIBRO DE FIESTAS DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA FE Y SAN VICENTE FERRER, DEL AÑO 1972, Y FIRMADO POR "ROBER". 

TITULO: "LA ESCUELA DE PÁRVULOS DEL CALVARIO".
       
       En el nos explica, de como se creo el grupo escolar del Calvario, realmente curioso y recomendable su lectura.



                                                         



EL CALVARIO


En los años 1920, la escasez de recursos de los Ayuntamientos hacia que estos y sus
Alcaldes tuvieran que ingeniárselas para acometer las obras municipales más necesarias.

Y la gran necesidad que había en Paterna por aquellas fechas fue la de una escuela de Párvulos, pues no existía ninguna municipal ni estatal; tan sólo alguna particular (como la de Dª  Gertrudis, en la calle del Castillo) y otra de las religiosas carmelitas.

Para cubrir esta necesidad, lo primero que pensó el Ayuntamiento fue conseguir un local, lo más céntrico posible, bien ubicado desde todos los puntos de vista, higiénicos, pedagógicos, económicos. etc. Y pensando llegó a la conclusión de que el lugar privilegiado para construir dicha escuela de párvulos era «El Calvario.

Y en verdad que fue acertada la elección. Pues su situación era inmejorable. Pero había que resolver el problema de la propiedad de "El Calvario». Este recinto estaba en posesión de la parroquia de San Pedro,  que en ciertos días del año utilizaba bien para el rezo del Vía Crucis, como para desde dicho lugar, bendecir el termino municipal a primeros de mayo como era tradicional costumbre.

El Alcalde y el Párroco de aquellos días eran buenos amigos y colaboradores mutuos en el quehacer por el bien común de los vecinos de la Villa.

Un buen día, el Alcalde expuso al Párroco su idea de la creación de dicha escuela y de la necesidad apremiante de disponer del terreno del calvario para emplazarlo, idea que acepto complacido dicho párroco, pues reconocía la existencia  de un gran número de niños que no podían asistir a esta por su falta de existencia.

Ante las preguntas del Alcalde sobre la propiedad y la titularidad de dichos terrenos le contesto, que no existía en el archivo parroquial antecedente alguno  y que su domino era resultado del usufructo desde tiempo inmemorial.

Como todos saben dicho calvario, ocupa el solar enclavado en la elevación del recinto del que fuera Alcázar o Castillo de Paterna, dos o tres veces incendiado o derruido.

Y aquí viene la anécdota motivo de estas notas, para quienes la desconozcan.

Ante la realidad de la situación planteada se llego fácilmente a un acuerdo Alcalde y Párroco, y  tomaron la decisión para compartir el uso de dichos terrenos, en virtud del cual el ayuntamiento construiría dicha escuela y la parroquia continuaría el uso del espacio no construido; y de que el ayuntamiento, sustituiría las estaciones que tuvieran que derruirse, construyendo otras, aparte de que adquiría otros terrenos para la ubicación del calvario en otro lugar, si así lo estimaba conveniente la parroquia.








Adquisición que efectivamente se hizo en el camino del cementerio, hoy calle de Angel del Alcázar (Av., 1º de Mayo) y sobre el cual se han construido parte de las viviendas que patrocino el Ayuntamiento.

Hecho esta pacto, llego  la noticia del traslado del Párroco a Sagunto, donde ocupó el cargo de Arcipreste, y ante la urgencia de realizar las obras, se preparo por el ayuntamiento todo lo necesario para llevarla a efecto rápidamente acordándose su construcción el 2 de abril de 1923.

Y continuando con lo pactado, al día siguiente que cesó el Párroco, comenzaron a llegar al calvario los materiales necesarios y los obreros, bajo la dirección del arquitecto D. Manuel Cortina.

Los trabajos se llevaron a efecto con tal celeridad, que en muy pocas semanas quedo terminado el primer parvulario municipal en el calvario.

He de señalar que transportistas y albañiles trabajaron denodadamente, compitiendo en entusiasmo.

Y cuando llego el párroco sucesor, se encontró con la casi terminación de las obras de una escuela donde atender a los numerosos que carecían de ella y pudo seguir usando el calvario, como hasta hoy (1972).

Esta escuela donde tantos miles niños y niñas han recibido educación, ha sido y es modelo de su especialidad muy visitada con tal por maestros e inspectores de primera enseñanza recibida en estas escuelas, tanto niños como niñas han dejado su impronta en profesionales esparcidos por toda la geografía española.

Aprovecho esta ocasión para recordar con cariño a las maestras que lo fueron desde su fundación: Directora. Doña Esther Garcia Arroyo, Doña Mariana Colas, a Doña  Ofelia Garcia; Doña Petra Mir, Doña Milagro Miró a Doña Enriqueta Genovés, Dª dolores Benlloch Giner, la popular Doña Lola. a todas sus sucesoras cuyos nombres no recuerdo y a doña Luisa Cardona Llabata, maestra municipal desde 1939.




Quiero dejar constancia de los nombres de algunos de los albañiles que bajo la dirección del «Mestre de obres- Mariano Agustí Monrabal, trabajaron en las obras, no puedo aportar los de la totalidad de ellos a pesar de mis rápidas averiguaciones.

Son: Vicente Agustí Benavent “Peluca”. Bautista Devís “Nofre”. Ramón Devis –“un altre Nofre”. Enrique Benavent “Lligona”, Vicente López Moya “Nais”. Vicente Roig “Xuana”, Francisco Agustí Benavent “Verderol”.

Según me aseguran el coste de las obras no llegó a 5.000 ptas. En la terminología actual, podemos decir que fue muy rentable la inversión de esas cerca de 5.000 ptas. Que costó al municipio la construcción de tal escuela.

Los recuerdos que retengo en mi memoria, me hacen pensar que este curso que termina sea el del cincuentenario de la creación de la escuela del Calvario ¿No podríamos celebrarlo de alguna manera?, especialmente cuantos han recibido educación en ella?.

Termino con los nombres del Alcalde del Ayuntamiento, del Párroco que pactó y del sucesor: eran don Francisco Salvador Calatrava. Don Jose Noguera Llopis y Don Jose Gausí


                                                                                                                  Robert - 1972