lunes, 8 de diciembre de 2014



RECUERDAS CUANDO JUGÁBAMOS A FÚTBOL EN LAS CALLES DE PATERNA.




ESTADIOS DE CALLE:

Partidos de fútbol interminables, cuerpos diminutos llenos de polvo, euforia de victoria, narraciones heroicas de jugadas y mucha, muchísima imaginación. Hoy en día resulta algo poco creíble, el que jugáramos en las calles a fútbol y que nuestros mejores espectadores fueran nuestros vecinos, tan acostumbrados a los gritos de niños felices.
Pero no sólo jugábamos en plena calle cerca de nuestras casas a las que volvíamos al grito enérgico materno, donde tu nombre se alargaba en un grito, Pedroooooooo, hoy en día melancólico, si no que teníamos nuestro propio estadio de futbol que limpiábamos y cuidábamos como una propiedad. Que recuerde, y seguro que habrán mas y vosotros me recordareis, estaba el campo de Germán, entre la calle molinos y la esquina con calle Alicante, él campo de Barrinto en la calle del Cristo, el clot de Joan, donde hoy en día está el hogar de jubilados y el ambulatorio,  el campo de los pabellones en campamento  y otros muchos que seguro que recordareis.
Os hablare del campo de Germán, como os he dicho estaba situado en la calle del molinos, pertenecía a los dueños de los talleres de Juan de la guía, “el maño”, que guardaba maquinas de curtidos en el solar, daba justo a la acequia de los plátanos, y estaba rodeado de un campo de panochas, de naranjas y peras, lo presidía una fenomenal olivera, en la que a su sombra pasábamos horas. El terreno de juego se podía considerar reglamentario, aunque a buen seguro hoy en día sería mucho más pequeño. En el jugamos varias generaciones de las calles, de Alicante, calle Antonio Machado, calle los molinos, calle Blas Vila y calle Castellón, nuestro lugar de entrenamiento era la puerta de la fábrica de curtidos de Prosper en la calle Blas Villa, pero hasta cuando trabajaban, jajajaja...., increíble verdad. Me contaba mi padre que cuando él trabajaba en curtidos Guillem, en la calle del cine Guilem, a la hora de almorzar y en estío, salía a la calle a ver a un chavalín gambetear y dar toques a la pelota, que se llamaba Javier Subirats.
Volviendo a el campo de Germán, por cierto no se dé por que este nombre, allí jugábamos los partidos oficiales, los Estrella Roja, así nos llamábamos por nuestros colores rojiblancos del Bilbao ath., también hubo una época que nos llamamos los Frankestein, esto no me atrevo a decir porque, seria por ser unos monstruos en el control del balón y el juego, quiero pensar, luego cuando nos profesionalizamos en las ligas de fútbol sala de verano en el polideportivo municipal  pasamos a llamarnos Los Canonches, todos queríamos ser Saura, Kempes, Arconada era el héroe nacional bajo aquellas porterías imaginadas que no eran mas que dos piedras delimitando el marco rellenas de chaquetas que sobraban para el ejercicio y tantas discusiones de goles que traían estas imaginarias porterías, cuando según la altura del guardameta  de turno era balón alto o gol a celebrar, jugadores de contención como Pichi Alonso o Pirri y Asensi donde los defensas duros no podían faltar como Arteche, Alexanco o el gran Ricardo Arias, Benito central del Madrid daba hasta miedo nombrarlo. Los partidos se componían de once contra once, y si era entre nosotros se elegía a los pies, por jerarquía pura y dura, de mejores a peores en el nivel futbolístico, y no había quejas lo único que hacías era pelear por mejorar para poder jugar en el once titular, todo un logro, cuando jugabas contra otro equipo, el once titular ese preparaba exhaustivamente durante la semana y según convocatoria (ósea primero, si tenía castigo de los padres en vigor, si jugaba con algún equipo oficial partido, ya que eran sábado los partidos de la calle y los de liga oficiales, entonces se planificaban las horas y día del partido), los partidos se conseguían normalmente en clase que se picaba a un compañero de otro barrio o al contrario y se acordaba el calendario de partidos.
Era típico vestir de gala el solar-estadio, barrerlo con ramas, arrancar malas hierbas, retirar piedras que afectaran al buen uso del balón, y de marcábamos con yeso traído de materiales Llavata que estaba en calle Antonio Machado o íbamos a el apeadero del campo del prado, donde había un taller fallero y cogíamos el material prestado, teníamos el estadio preparado para el gran match.
Lo de la pelota era más complicado, solo teníamos una por niño a veces con la misma edad del propietario, llena de remiendos y parches, cuándo alguien estrenaba un balón nuevo era la leche, y si querías jugar de titular indiscutible por muy malo que fueras en las artes balompedicas, aportabas un balón adidas tango  recién comprado en deportes Múnich, y eras titular indiscutible, aunque luego no te la pasaran.

            

ESTADIS DE CARRER:
 Partits de futbol interminables, cossos diminuts plens de pols, eufòria de victòria, narracions heroiques de jugades i molta, moltíssima imaginació. Hui en dia resulta quelcom poc creïble, el que jugàrem en els carrers a futbol i que els nostres millors espectadors foren els nostres veïns, tan acostumats als crits de xiquets feliços.
 Però no sols jugàvem en ple carrer prop de les nostres cases a què tornàvem al crit enèrgic matern, on el teu nom s'allargava en un crit, Pedroooooooo, hui en dia melancòlic, si no que teníem el nostre propi estadi de futbol que netejàvem i cuidàvem com una propietat. Que recorde, i segur que hauran mes i vosaltres em recordàreu, estava el camp de Germà, entre el carrer molins i el cantó amb carrer Alacant, ell camp de Barrinto en el carrer del Crist, el clot de Joan, on hui en dia està la llar de jubilats i l'ambulatori, el camp dels pavellons en campament i altres molts que segur que recordàreu.
 Vos parlara del camp de Germà, com vos he dit estava situat en el carrer del molins, pertanyia als amos dels tallers de Juan de la guia, "el maño", que guardava maquines d'assaonats en el solar, donava just a la séquia dels plàtans, i estava rodejat d'un camp de panolles, de taronges i peres, ho presidia una fenomenal olivera, en la que a la seua ombra passàvem hores. El terreny de joc es podia considerar reglamentari, encara que de segur hui en dia seria molt més xicotet. En el juguem diverses generacions dels carrers, d'Alacant, carrer Antonio Machado, carrer els molins, carrer Blas Vila i carrer Castelló, el nostre lloc d'entrenament era la porta de la fàbrica d'assaonats de Prosper en el carrer Blas Vila, però fins quan treballaven, jajajaja...., increïble veritat. Em comptava mon pare que quan ell treballava en assaonats Guillem, en el carrer del cine Guilem, a l'hora d'esmorzar i en estiu , eixia al carrer a veure a un chavalín cabriolar i donar tocs a la pilota, que es cridava Javier Subirats.
Tornant al camp de Germà, per cert no es done per que este nom, allí jugàvem els partits oficials, els Estrela Roja, així ens cridàvem pels nostres colors roig-i-blancs del Bilbao ath., també va haver-hi una època que ens cridem els Frankestein, açò no m'atrevisc a dir perquè, seriosa per ser uns monstres en el control del baló i el joc, vull pensar, després quan ens professionalitzem en les lligues de futbol sala d'estiu en el poliesportiu municipal passem a cridar-nos Els Canonches, tots volíem ser Saura, Kempes, Arqueres era l'heroi nacional davall aquelles porteries imaginades que no eren mes que dos pedres delimitant el marc farcides de jaquetes que sobraven per a l'exercici i tantes discussions de gols que portaven estes imaginàries porteries, quan segons l'altura del porter de torn era baló alt o gol a celebrar , jugadors de contenció com Pichi Alonso o Pirri i Asensi on els defenses durs no podien faltar com Arteche, Alexanco o el gran Ricardo Arias, Benito central del Madrid donava fins a por anomenar-lo. Els partits es componien d'onze contra onze, i si era entre nosaltres s'elegia als peus, per jerarquia pura i dura, de millors a pitjors en el nivell futbolístic, i no hi havia queixes l'única cosa que feies era barallar per millorar per a poder jugar en l'onze titular, tot un èxit, quan jugaves contra un altre equip, l'onze titular eixe preparava exhaustivament durant la setmana i segons convocatòria (òssia primer, si tenia castic dels pares en vigor, si jugava amb algun equip oficial partit, ja que eren dissabte els partits del carrer i els de lliga oficials, llavors es planificaven les hores i dia del partit) , els partits s'aconseguien normalment en classe que es picava a un company d'un altre barri o al contrari i s'acordava el calendari de partit.


Era típic vestir de gala el solar-estadi, agranar-ho amb branques, arrancar males herbes, retirar pedres que afectaren el bon ús del baló, i de marcàvem amb algeps portat de materials Llavata que estava en carrer Antonio Machado o anàvem al baixador del camp del prat, on hi havia un taller faller i agafàvem el material prestat, teníem l'estadi preparat per al gran matx.
Això de la pilota era més complicat, només teníem una per xiquet a vegades amb la mateixa edat del propietari, plena de pedaços i pegats, quan algú estrenava un baló nou era la llet, i si volies jugar de titular indiscutible per molt roín que anares en les arts balompedicas, aportaves un baló adites tango acabat de comprar en esports Munic, i eres titular indiscutible, encara que després no te la passaren.