lunes, 16 de enero de 2017

NOTICIA DE 1790, UN RAYO SOBRE LA TORRE.



       

 1790, UN RAYO SOBRE PATERNA.



       Muy curiosa la noticia del "Diario de Valencia", del 14 de junio de 1922, donde se hace eco de un articulo publicado en su periódico en el siglo XVIII, sobre un rayo caído sobre la torre de Paterna, escrita la crónica carta por el cura de Paterna, que la hace llegar al rotativo para su difusión.

Una de las curiosidades de este articulo, es la forma que esta escrito, el castellano del siglo XVIII, la letra "j" era sustituida por la "x", y la forma que define las distancias y la posición de la torre.

Otra sorpresa de este escrito, es el saber, que al parecer, la torre de Paterna era habitada por una familia, algo muy curioso, pues hasta ahora no habíamos tenido noticias de este hecho, si que sabemos que en el palacio, si que vivia una familia, a la parte derecha de su fachada principal, pero como vigilante de la pertenencia del Conde de Trenor,, la torre era habitada por Josef Mortes y  Vicenta Carabant, al menos curioso.

os dejamos con el articulo, publicado en 1922, pero escrita la carta por el cura de Paterna, en el año 1790, respetando su forma y expresión tal como fue escrito, incluidas faltas ortográficas.

pagina 2, Diario de Valencia, 14 de junio 1922.
Fondo fotográfico D. Vicente Cotolì - Fco. Mtnez. Navarro.








El doctor don Pedro Juan Durá, Cura de Paterna, comunicaba al director del “Diario de Valencia” (13 de octubre de 1796), que el 23 de septiembre anterior había caído un rayo en la torre de Paterna. Como el relato no carece de interés, vamos a insertarlo en esta sección en que tratamos de la vida que hacían los valencianos en pasados siglos. Creemos que esta sección ha de tener interés, pues solo con la lectura de los periódicos de la época y manuscritos, nos darán un caudal de conocimientos, a la par que entretenidos para una sección de  periódicos, eficaces auxiliares de la historia de nuestra tierra, pues en 4esta sección hemos de hablar de todo el reino de Valencia, y nos procuraremos ilustraciones, para mayor amenidad.



Como el relato del Cura de Paterna es breve, lo publicamos integro:

Señor Diarista:

Muy señor mío:

Remito a Vmd. Una exacta  y verídica relación de las desgracias que acaecieron en esta villa de Paterna,  otro de los fatales efectos de la centella, que cayó sobre la torre de la misma, a fin de que si Vmd. Lo juzga conveniente, lo inserte en uno de sus diarios para que los físicos tengan que discurrir sobre la naturaleza y……es como sigue:



“En la villa de Paterna, como a las dos horas de la tarde del día 23 de setiembre de este corriente año, después de una hora fuerte de lluvia acompañada de algunos truenos bastante recios, y continuos, quando ya parecía haber cesado la tempestad, pues se observaba ya el sol el Orizonte Meridional, permanecía a la parte del Norte una nube al parecer residuo de la pasada tempestad, y de repente se sintió un terrible estallido ocasionado del desprendimiento de una Centella, que llegando a una de las tres Almenas que permanecen en dicha torre, la cual está el Este Sudeste y atravesándola por el Este la dexó por esta parte como consentida, se dirigió al llano superior de la torre, distante como unos ocho palmos de dicha Almena, y haciendo saltar a pedazos unas piedras de este llano, se introduxo a distancia de unos tres palmos entre dos ladrillos de la última grada de la escalera por donde se sube a dicho llano, y atravesando perpendicularmente el grueso de la pared interior, que será como de doce palmos baxó por el centro de esta hasta la segunda estancia como unos veinte y quatro palmos, y saliendo por entre dos Sillares de las que forman el Arco interior de la que antiguamente era puerta de dicha torre, y ahora ventana, que mira al Sudueste, y por  donde estaba observando el tiempo Josef Mortes, habitador de dicha torre, batió la misma pared interior sobre una tosca en que hizo dos picas notables, observándose una raya fumosa que baxa desde entre las Sillares hasta estas proas, y rebatiendo porción de aquel material hacia el piso de esta segunda estancia, mató al dicho Josef Mortes, de edad de 50 años y 11 meses, y atravesando una Sillar que forma como una grada, y el grueso de la pared, también inferior, baxó hasta la primera estancia, o piso de la torre dexando en la pared a la parte del Este Noroeste vestigios de haberla serpeado, y al salir al parecer por la puerta sofocó a una doncella de 15 años.

Fotografía D. Manuel Pastor Camarena.


La otra porción de materiales de dicha Centella al rebatir en la tosca de la segunda estancia, según parece más verosímil se dirigió transversalmente a la parte del Noroeste, y rayando la parte interior en diferentes partes hacia el norte, se salio al parecer por una ventana que mira al Nordeste.

Luego se advirtió una grande humaguera por la puerta (y) ventanas, y parte superior de la torre que fue vista por muchos, no sólo de cerca de la torre, sino desde notable distancia de ella.

Habiendo acudido desde luego diferentes a esta novedad, encontraron en la entrada de la torre cerca de la puerta tendida en el suelo a la sofocada doncella, y junto a ella una hermanito suyo tendido también en el suelo, y medio sofocado, por manera que sacándolo a fuera luego que le dio el ayre, se advirtió recobrar movimiento hasta poder mantenerse sobre sí y vivió: al otro lado había otra hermanita de cinco años, la que no recibió lesión alguna, como ni tampoco un Asno que habían retirado por la tempestad. En la difunta sofocada sólo se notaron notablemente amoratadas la parte derecha de la cavidad animal, cuello y parte superior del pecho.

Fondo de Vicente Cotoli, Francisco Martínez Navarro.


En el cadáver del dicho Josef Mortes, padre de la difunta, que se encontró tendido en el suelo en la segunda estancia, y baxo el arco interior arriba notado, se advirtió por los facultativos, que en la cavidad animal tenia chamuscado el cabello de la parte derecha de la cabeza, y hasta la mitad de la barba, y en la cavidad natural se notaron algunas leves escoiaciones, estendiendose éstas hasta el pie izquierdo donde entre el edo pequeño, y el inmediato se observó una pequeña herida contusa. Y es de advertir que Vicenta Carabant, mujer de dicho Josef Mortes, estaba en la misma segunda estancia apartada de el cómo de cinco o seis pasos.”


Y con esto quedo de Vmd. Su Apasionado y Subscriptor. Dr. Pedro Juan Durá, Cura  Paterna.


Fotografía D. Manuel Pastor Camarena.



La torre árabe de Paterna está situada en una loma, al NE, de la población. Hay quien cree que es del tiempo del Cid, y que jugo papel importante en tiempos de Don Jaime. Llorente, que la visito la describe así:

“Sus gruesos y cilíndricos muros están construidos con una especie de conglomerado que el tiempo ha hecho tan duro como la piedra. Un agujero informe sirve hoy de puerta. No la hubo, sin duda, en el plan terreno; por medio de una escalera levadiza se entraría en la torre por la puerta que aún está abierta con el primer piso alto, y en la cual, como obra de los moros, se observa todavía el característico arco de herradura.  Por eso en el interior no hay escalera para subir al primer piso, ni señal de haberla habido. En la segunda estancia hay una escalera embebida en el espesor del muro, de peldaños estrechos y estropeados, que hacen difícil el ascenso a la tercera estancia y a la plataforma, en la cual la vista se deleita con el magnífico panorama que por todas partes se descubre.

Hace treinta años estaba tan derruida la escalera, que se hacía inaccesible para las personas mayores, y solamente los chicos ágiles, arrastrándose como lagartijas, lograban escalarla.

En los días de ejercicio de tiro se colocaba la bandera nacional, que servía de aviso a caminantes y labradores de aquellos alrededores, costumbre que no sé si continúa hoy día.

 JONAK.