miércoles, 15 de marzo de 2017

LA PRIMERA FALLA DE PATERNA, 1935.


LA PRIMERA FALLA DE PATERNA.


¿Sabes cual fue la primera falla plantada en Paterna y por el motivo que se realizo?, pues os lo vamos a contar todo , al menos resulta una historia curiosa.

Archivo de Francisco José Martínez Navarro.


El día 21 de enero de 1935, hubo un trágico suceso en Paterna, en el paso a nivel de "las Carolinas" el tren arroyo a un vehículo, donde fallecieron sus dos ocupantes, pues este fue el motivo real de la creación y plantada de la primera falla de Paterna.

                               Diario La Nación.
                             

 21 de enero 1935





Diario La Voz
21 de enero 1935.







Y ahora a continuación os desarrollamos la información,

en la escuela Blasco Ibañez (hoy en día Escuela Cervantes) , el maestro D. Ramón Ramia Querol al ver la preocupación de los niños sobre la noticia del accidente, decidió el trabajar la realización de un monumento fallero, tal como informa la revista "Escuelas de España", Revista pedagógica mensual, en su numero 18 de mayo de 1935, en el informe detallado firmado por el propio profesor.

Así pues, aquí tenéis el boceto, el desarrollo y los trabajos que se realizaron para crear esta histórica falla, que fue la primera que se planto en Paterna.

No sin antes desde estas lineas destacar la función realizada por este que fuera gran maestro D. Ramón Ramia Querol, (la calle frontal al colegio Cervantes, lleva su nombre), por la labor pedagógica que realizaba sobre los chavales, no solo dándoles las lecciones obligatorias, sino enseñándoles otros aspectos que no están en los libros y que son los valores morales y saber, para poder hacer frente a la vida como un ciudadano ejemplar.

ESCUELAS DE ESPAÑA
REVISTA PEDAGÓGICA MENSUAL.
MAYO 1935.




Construcción de una falla por Ramón Ramia


ARGUMENTO: Crítica de los pasos a nivel


Hecho originario. —En un cruce del ferrocarril eléctrico de Valencia a Paterna, distante próximamente un kilómetro del Grupo escolar, ha ocurrido un nuevo choque en el que ha quedado completamente destrozado un auto y han perecido sus dos ocupantes.


La Escuela, que siente y recoge todas las palpitaciones del ambiente, no puede menos que interesarse por el trágico suceso y asociarse al dolor general. En la primera sesión escolar siguiente, cuantos visitaron el lugar del suceso o tienen referencias detalladas del mismo, informan atropelladamente a causa de la emoción que les embarga. Recogemos estas aportaciones y las completamos con la información de la Prensa. Procedemos a la visita escolar, al estudio del hecho y problema que plantea y que nos tiene en continuo sobresalto; redactan los niños sobre este tema y se eligen los trabajos que se distinguen por la precisión, expresión correcta e ilustraciones, para que sus autores, en colaboración, publiquen el trabajo en el periódico escolar «LA VOZ INFANTIL DE PATERNA».

El proyecto. —Con ello y el recuerdo imborrable del hecho, tal vez hubiera dado fin nuestra actuación, más el haber coincidido con los preparativos de la FALLAS VALENCIANAS, nos presentaba una ocasión magnífica para desarrollar una actividad extraordinaria y poner todo nuestro esfuerzo a contribución de la solución del problema que tantas vidas y lágrimas cuesta.

La Escuela se hallaba en un ambiente propicio para hacer de su entusiasmo y sensibilidad una obra artística y crítica que, como parte del festejo valenciano, pudiera constituir un acontecimiento popular. Con aclamador entusiasmo fue acogido el proyecto.


También el curso anterior se aceptó con alborozo esta propuesta pero no se pasó del intento. ¿Qué sucederá ahora? Fiamos en el estado de sensibilidad general y en que son los niños mayores, de once a catorce años los que intervienen ahora.

Las Fallas.—Se invita a todos a que recojan y aporten cuantos datos y testimonios puedan sobre este festejo típico, este derroche de arte  tan efímera, que renace, cual fénix, todos los años con nuevo impulso, merced a la tradición y generosa aportación del pueblo, de este pueblo irónico que gusta de la crítica mordaz.

En sesiones sucesivas dedicamos algún tiempo al estudio de estas manifestaciones artísticas, desarrollando el siguiente programa: época en que se celebra este festejo; historia del mismo; asuntos que motivan las fallas; finalidad que persiguen; construcción de una falla: comisión fallera, recaudación, boceto y su desarrollo, presupuesto, el «llibret», anuncio, «plantá» y quema. El entusiasmo popular; lo que representa para la economía de Valencia; propaganda de Prensa y radio para acrecentar la atracción de forasteros.
Las fallas infantiles. El concurso del seminario LOS CHICOS.



Nuestra Falla. —Con este estudio como antecedente y los conocimientos que ya poseían se inicia el proyecto abriendo un «Concurso de bocetos» y dando como plazo, para la presentación, una semana. Llegada está a su fin se hace la exposición y crítica. Por unanimidad se elige uno que representa lo que son y lo que deben ser los cruces, es decir, que en su primera parte representa el paso a nivel catastrófico, con el accidente recientemente ocurrido; en su segunda parte tiene el cruce con puente para una de las vías.

El autor acoge las felicitaciones como un estímulo para superarse y con la íntima satisfacción de quien hace una obra que consigue el aplauso. Y como no es de los que tienen mayor facilidad para el dibujo, acepta la colaboración de otros compañeros para mejorar y completar el boceto.

Dibujo del boceto de la falla, de Vicente Borrás.


Y como la «Comisión Fallera» será, en este caso, toda la Sección, puesto que todos han de tomar parte activa en el desarrollo del proyecto, se acepta el nombrar una Comisión organizadora que dirija y encauce la obra en sus diferentes aspectos. Esto da lugar a una VOTACION POR PAPELETA. Se previene que deben elegir a quienes posean una mayor disposición directiva, administrativa o económica y artística, y se deja en completa libertad al cuerpo electoral. Bulle la sala: gran agitación, murmullo de voces que consultan, proponen, se orientan sobre la candidatura. Termina la sesión preparatoria, se constituye la mesa electoral que procede a la votación por riguroso orden de matrícula. Y en este acto, al parecer sin importancia, aumenta la impaciencia, a medida que la votación avanza, por conocer el resultado. Llega el momento del escrutinio, se desvanecen augurios y tal vez ilusiones, y queda constituida, por mayoría de votos, la Comisión.


Y como para que esta sea completa faltan las «bellezas» es aceptada la propuesta de que entren a formar parte las hermanas de los alumnos que deseen colaborar en la empresa. Cinco de ellas aceptan.

Actúa la Comisión. —Se leen las condiciones del «concurso» del semanario LOS CHICOS. Para que la «falla» pueda ser visitada y optar a los premios debía llenar estas dos condiciones: mandar el boceto en tinta china y el retrato de la Comisión fallera, para ser publicados en el semanario. Sin pérdida de tiempo el grupo de dibujantes preparan el boceto y la Comisión organizadora llama a un fotógrafo y en el patio del Grupo les retrata.


Ya está en marcha el trabajo. Pero como precisa el dinero para poder llevar esta empresa a cabo, se abre una suscripción entre los de la Sección y realizan una rifa. En pocas sesiones reúnen 85 pesetas, capital fabuloso, que será objeto de una escrupulosa contabilidad.

Se mandan boceto y retrato al semanario, con la correspondiente carta que ha sido motivo de redacción. También hacen saludos para las autoridades y centros de la población comunicando el proyecto. Con este motivo se reciben algunos donativos.


Preparado así el ambiente y agrandado el compromiso con las comunicaciones mandadas, comienza la construcción con ardor y entusiasmo henchido de optimismo. Hay que encauzar estas preciosas cualidades para que no se malogre el intento.

Elementos de trabajo. —La sala se inunda de cartones, papeles, maderas, alambres, hierros, clavos, hojalatas, pinturas y toda suerte de materiales que encuentran y creen que han de ser de utilidad. Pero al lado de este arsenal tan estimable precisan las herramientas para los 40 operarios: sierras, martillos, tenazas, alicates, tijeras, cepillos, escoplos, barrenas, etc., de todo lo cual la Escuela posee muy poca cosa. Y aunque los niños, llevados de su entusiasmo, no les duele prenda, hay que conseguir un equipo de trabajo manual lo más completo posible; el «proyecto» nos ofrece una buena ocasión para conseguirlo.

El equipo de trabajo manual. —Hacemos reiteradas gestiones cerca de los padres de los alumnos y conseguimos que uno de ellos, verdadero amigo de la Escuela, con rasgo generoso que le ennoblece, construya y regale un banco de carpintero, que será la base del equipo.

Alentados por tan importante donativo, dirigen Saludos, solicitando alguna herramienta, a todos los carpinteros, ebanistas, aperadores, cerrajeros, etc., de la población y llegan (con más lentitud, claro, que la impaciencia permitía), con destino a la Escuela buen número de herramientas que permitirán acelerar la construcción de la «falla». El llamamiento ha dado su fruto, está la Sección contentísima y se mandan comunicaciones dando las gracias a todos los donantes.

En plena actividad. —Hermoso cuadro el que ofrecen estos 40 «falleros» desarrollando el complejísimo proyecto, dominados por una verdadera fiebre de trabajo, de la que no escapan ni los más indiferentes y abúlicos.

Excepcional ocasión para manifestarse los caracteres, gustos, aficiones y habilidades de estos niños que actúan libremente. Vemos quienes emprenden solos o asociados un trabajo y siguen con todo entusiasmo en él hasta finalizarlo, mientras otros inconstantes lo abandonan al poco rato; otros curiosos mariposean de un lado para otro, interviniendo en todas las cosas. Pero como hay trabajo abundante, en todas partes prestan utilidad.  
       ,
Unos se dedican a la carpintería, otros a la construcción de edificios; se encarga un grupo de hacer el tren, otro la vía, otro el trazado del túnel y carretera; los dibujantes y pintores son requeridos en todas las secciones para algún detalle o finalizar la obra; hay unos cuantos que ayudando a las niñas preparan los personajes que han de figurar en las diferentes partes de la falla; hay quienes prefieren preparar los materiales, la cola, el engrudo, las pinturas; otros son simplemente ayudantes, muchos lo abandonan por ir a comprar. Y como las actividades a que da lugar el proyecto son tan varias, hay para todos los gustos.

Continuamente se plantean problemas que obligan a hacer un estudio serio; consultan y prueban hasta que se resuelve satisfactoriamente.

Más cuando se llega a la representación del paso a nivel surgen tales dudas y dificultades que para ajustarla a la realidad, se hace indispensable una nueva visita al lugar del suceso. Se realiza ésta, sacan croquis, toman medidas, observan con gran detenimiento todos los detalles, y vuelta al trabajo. Se dan cuenta, entonces, de que hay que agrandar la falla, dadas las proporciones de las casas, túnel y tren. Y al ampliarla la completan con un enorme esqueleto de tres metros de altura que, emplazado en el paso a nivel represente la muerte que en él encuentran las desgraciadas víctimas de la imprevisión e insensibilidad de autoridades y empresas. En la parte que podemos llamar moderna colocarán un dirigible y un avión.

Las dificultades aumentan y la fecha de la inauguración se aproxima.

Nuestro horario. —Una empresa de esta índole y a plazo fijo, se comprende que no puede ceñirse a un horario oficial. Desde un principio veníamos dedicando horas extraordinarias, antes o después de las sesiones, pero en los últimos diez días no estábamos ausentes de la Escuela más que las horas indispensables para comer y dormir. Hubo mañana que antes de las seis ya tenía un grupo esperándome, y la noche final sonaron las doce dando los últimos toques a nuestra labor.

Expectación general en el pueblo. —Nuestro proyecto, anunciado a las autoridades y sociedades y constituyendo la principal preocupación de los constructores, despertó tal interés en el pueblo, que eran frecuentísimas las visitas de chicos y mayores, quienes se asociaban con entusiasmo a nuestra empresa. Contribuía sin duda a acrecentar el entusiasmo el haber tantas familias interesadas en la obra de los niños y el que era la única falla que se construía en Paterna.

Preparativos del festejo. —Ya adelantada la obra, se trata de cuantos actos y gestiones se habían de realizar para el mayor éxito. Se manda una comunicación a la Alcaldía pidiendo autorización para instalarla frente al Grupo escolar e invitarla, así como al Ayuntamiento, para la inauguración de la falla. Asimismo se mandaron invitaciones a todos los centros oficiales y sociedades de la población y se distribuyeron carteles anunciadores por los distintos barrios.

No se hizo esperar la contestación del señor Alcalde, quien dirigiendo palabras alentadoras a los pequeños artistas, les autorizaba a la instalación y prometía asistir con el Ayuntamiento a los actos inaugural y final, así como premiar nuestra obra en lo que juzgaran merecedora.

Un grupo de niños plantea el adorno de la calle y plaza. Construyen enormes tiras de banderolas y gallardetes, que han de ser la nota alegre.

Otro grupo se encarga de la pirotécnica, pues siendo una falla de tal importancia y magnitud, como lo es para ellos, no puede estar falta de este número fallero de la más típica valencianía. Son indispensables luces y estampidos como iniciación y final, y allá se van en busca de un pirotécnico que les dé un presupuesto rebajadisimo. Y consiguen su propósito: por 30 pesetas les ofrece un programa tan atractivo como lo tienen buenas fallas de los mayores.

Y hecho esto ya no hay más que ultimar la obra y exponerla ante el pueblo.

El «LLIBRET». —Requisito tan indispensable como lo es el libro explicativo no podía dejarse en olvido. También lo ha de tener nuestra falla y, es más, escrito en valenciano. Un llamamiento a los que se sientan poetas y valencianistas y a quienes mayor facilidad tienen para la redacción, y la última empresa va a realizarse. Después de grandes esfuerzos y rectificaciones se consigue el original para 16 páginas, valiéndose de la rotativa y del multicopista se hace una tirada de 100 ejemplares, que, puestos a la venta, serán un nuevo ingreso, para cubrir los cuantiosos gastos. Ilustran el libro dibujos representativos de Paterna, la falla, Valencia y su fiesta, la Torre romana de Paterna, las revistas falleras más conocidas, San José entre llamas y la clásica buñolería. Los títulos de las composiciones son: Notes históriques, Paterna fallera, Les coves, Els pasos a nivell, La falla, Foch y flama, Ais falleros y Al poblé. Del primer capítulo son estos versos:

Este poblé de Paterna está molt ilusionat, perque els chiquets de l’Escola una gran falla han plantat.
Per a que Paterna brille per lo menos este any, estos chiquets paterneros treballen en molt d’afán.

Exposición de la falla. —El 17 a las seis de la mañana estábamos realizando la «Plantá» y a las ocho quedaba expuesta nuestra obra. Desde entonces, hasta el 19, a las diez de la noche en que se hizo la quema, estuvo siempre concurridísima, constituyendo un acontecimiento de alcance insospechado.

El acto de la inauguración, presenciado por representaciones de las autoridades, centros y sociedades y mucho público, se solemnizó con disparo de salidas, truenos y traca.

Acordada una guardia permanente para que la falla no sufriera desperfectos y turnándose en este servicio, emprendieron la venta de libritos y la cuestación voluntaria en cuyas actividades ya no cesaron hasta el momento final.

La noche de la quema asistió el Ayuntamiento con la música, dando muestras con ello de saber corresponder al esfuerzo de la Escuela y secundar la atención del pueblo. Una traca en colores, de mucho efecto, fue el brochazo final de esta fiesta popular a que dio lugar una Sección escolar.

Consideraciones finales. —Aparte del valor pedagógico de este proyecto tanto en el orden de la educación individual, como en la social, de haber sido motivo para que un grupo de niños, dirigidos por un Maestro, pruebe de qué es capaz si le interesa un asunto y va bien encauzado y cómo llegan a resolverse cuantas dificultades se presentan y manejar toda suerte de herramientas sin tener que lamentar ni un rasguño. Con él hemos tenido un resultado económico tan satisfactorio que la liquidación se hizo con 280 pesetas de beneficio.

Esta cantidad unida a las que se consigan con los trabajos planteados se destinan a realizar un interesantísimo VIAJE DE ESTUDIO, como digno final de la serie que en este curso hemos celebrado, y, al mismo tiempo como última etapa del CENTRO DE INTERÉS en homenaje a Lope de Vega, que ha merecido uno de los premios de El Magisterio Español, en su último concurso.
No debemos silenciar que, tanto el Centro de Interés, como los preparativos para una función teatral—ya realizada—a base de la obra de Lope «EL MEJOR ALCALDE EL REY», fueron simultáneos a la FALLA.

Hoy, plenamente satisfechos, disponemos de una cantidad cercana a 1.000 pesetas. De conseguir la subvención solicitada, se satisfarán los anhelos de esta Sección que con su labor cree haber captado el cariño y reconocimiento de sus alumnos para la Escuela nacional que los educa.

Sección 8.a del Grupo escolar BLASCO IBAÑEZ. — Paterna-Valencia, mayo, 1935.

D. Ramón Ramia Querol.


Pero estos atentos estudiantes y laboriosos, no cejaron aquí en su empeño, meses más tarde, realizaron el que seria el viaje seguramente de sus vidas, ni mas ni menos, que fueron a Palma de Mallorca, siendo para los chavales una experiencia increíble, y más si pensamos que estaban a menos de un año del inicio de la Guerra Civil Española.

Los alumnos posando en Mallorca con D. Ramón Ramia, verano 1935.









LISTADO DE ALUMNOS DE ESTE CURSO DE 1935:

Profesor: D. Ramón Ramia Querol.

Rafael Alemany                 Miguel Ponsoda
Avelino Salamanca            Miguel Pla
Mariano López                   Vicente Borrás
Helio Muñoz                       Victorino Valero
José Daroqui                      José Navarro
Daniel Goicoechea             Ángel Sánfelix
Enrique Esteve                   Pascual Valero
Federico Lloret                   Enrique Blanquer
José Ten                             José Llopis
Enrique Fuentes                 Martínez Rodrigo
Antonio Saéz                      Jesús Pérez
Juan Martin                        Francisco Barberá
Ramoncin Ramia               Enrique Valero
Vicente Garcia                   Enrique Alfonso
Juan Bernabeu                  Sebastián Plazas
Vicente Calatrava

Como bellezas del Foc fueron elegidas cinco hermanas de alumnos:

Trinidad Lloret                    Margarita Ramia
Carmen López                   Aurora Alemany
Pepita Fuentes.