lunes, 23 de febrero de 2015

LA CAMARERA DEL CRISTO.


Escrito extraído del blog de nuestro amigo Alejandro Llabata Lleonart, "Escriure per a ningu" http://alejandrollabata.blogspot.com.es/ en el que nos habla de la camarera del Cristo de la Fe, que son aquellas que tienen la responsabilidad de vestir y cuidar la imagen.



_ La Camarera del Cristo (2012)
          Alejandro Llavata Lleonart.
“La mujer que mueve el mundo con sus manos
no descansa, no tiene calendario
y hace girar el día a su compás,
y hace feliz de tanto como da.”

Presuntos Implicados.

Cuando decimos la palabra camarero, según el diccionario de la RAE, hacemos referencia a la persona que tiene como oficio atender a los clientes de un establecimiento de hostelería proporcionándoles alimentos, bebidas y asistencia durante la estancia. Esta misma palabra en femenino, también hace referencia a la mujer de más respeto entre las que sirven en las casas principales. Así, la Camarera mayor era la señora de más autoridad entre las que servían a la reina. Debía ser grande de España y entre otras muchas preeminencias tenía la de mandar a todas las que servían en palacio. Sin embargo, la definición más específica que encontramos en el diccionario de la RAE relacionada con el tema que nos ocupa, es la siguiente: “En las cofradías o hermandades religiosas, mujer que tiene a su cargo cuidar el altar y las imágenes”.

Por analogía y extensión del concepto, cuando hablamos de la Camarera del Santísimo Cristo de la Fe, hacemos referencia en Paterna, a aquella persona que ostenta el privilegio de vestir y cuidar de la imagen del Santísimo Cristo de la Fe, tanto de la que se aloja en su camarín de la Parroquia de San Pedro Apóstol, como de la que está expuesta en la capilla del Rosario. Asimismo, se le encomienda el cuidado y mantenimiento de la Capilla del Santísimo Cristo de la Fe, tanto de su camarín como del Sagrario. También se encarga del decoro y limpieza del Altar Mayor del Templo Parroquial y de la custodia de los bienes y ornamentos que existieren del Santísimo Cristo de la Fe. Además, acompaña al Santísimo Cristo de la Fe en puesto distinguido, en procesiones, traslados, etc. En definitiva, es la primera seguidora del Santísimo Cristo de la Fe. Por tanto, debe ser alguien cuya conducta y actitud cristiana sea intachable.

Se trata de una figura de carácter parroquial, puesto que es una persona nombrada directamente por Decreto Eclesiástico expedido por el párroco de San Pedro Apóstol, parroquia madre de Paterna, y respaldado por el Consejo de Pastoral Parroquial. Es un cargo totalmente desinteresado, sin remuneración y ejercido hasta la fecha por mujeres. Así, vemos que por un lado tenemos la figura histórica del Clavario Mayor y su clavaría, o la Cofradía del Cristo y su Junta Directiva en la actualidad, que se rigen por sus normas propias y por sus propios estatutos y por otro lado tenemos la de la Camarera del Cristo que tiene una finalidad diferente. Mientras el Clavario – Clavario mayor – Cofrade, es la persona o personas que tienen como cometido organizar, fomentar, difundir y llevar a cabo las fiestas propias en honor al Santísimo Cristo de la Fe y San Vicente Ferrer, la camarera del Cristo es aquella mujer que se encarga del cuidado y mantenimiento tanto de la imagen del Santísimo Cristo de la Fe como del habitáculo en el que descansa dicha imagen vigilando que siempre se encuentre limpio y en plena facultad de uso.

El descubrimiento de una inscripción en el interior de un faldellín del Cristo que dice “Mariana Peris – 1896”, nos lleva a plantearnos quien era esa señora y si pudiéramos considerar que fue camarera del Cristo. En el artículo ”Iconografía del Stmo. Cristo de la Fe. Descubrimiento de una inscripción (I)”, escrito por Vicente Cotolí Ibáñez y publicado en el libro de las fiestas mayores en honor al Santísimo Cristo de la Fe y S. Vicente Ferrer de 2010, se nos dice que “… Mariana Peris Sanz…nació el 16 de Julio de 1.867 y falleció en Manises, donde residía, el 27 de agosto de 1917, la que estuvo matrimoniada con Vicente Lerma Fabado, nacido el 18 de enero de 1866, hijo de los que regentaban el Molino de la Tandera, Vicente Lerma Daroqui y Francisca Luisa Fabado Ferrandis. Como noticia informativa se puede añadir que dicho matrimonio, cumpliendo una promesa que es digna de agradecer, en el año 1896, desde Manises regalaron a Paterna las cortinas y manteles del camarín donde se venera la imagen del Santísimo Cristo de la Fe, todo bordado en oro, así como esa joya de traje rojo, también bordado en oro y lleno de piedras preciosas, que luce dicha imagen”. Vemos, pues, que el cometido que llevó esta señora fue el regalar, por una promesa, que no sabemos cual, las cortinas y los manteles del camarín del Cristo así como el faldellín del Cristo que lleva bordado su nombre. En ningún sitio consta que fuese o desempeñase las funciones de Camarera del Cristo.

Los primeros datos que nos constan acerca de esta figura los obtenemos por tradición oral. La mujer que más remotamente nos consta por testimonio de los antiguos que fue camarera del Cristo es Dª. Margarita Mortes Ábil. Apodada la tía Margarita “la taütera”, nació el 2 de febrero de 1872 y falleció en Septiembre de 1956. Vivió en el número ocho de la calle mayor. Estuvo casada con Marcelino Martí Blanquer, que era curtidor y músico. Desgraciadamente, no podemos saber desde cuando desempeñó dicho cargo, puesto que no existe ninguna documentación que lo acredite. Pero sí que nos consta que lo ejerció hasta su cese cuando tenía ya alrededor de los ochenta años de edad, seguramente por motivos de salud.



                                   
                                                           
En el año 1952 fue nombrado párroco de la parroquia de S. Pedro Apóstol D. Francisco Javier Peris Larcada, quien se encargará de su administración hasta el año 1975. Los clavarios de 1952 – 53 le propusieron el nombramiento de una camarera del Santísimo Cristo de la Fe, y así, el 22 de agosto de 1953  fue otorgado a Dª Carmen Contelles Sanchis el honroso título de Primera Camarera mayor perpetua del Santísimo Cristo de la Fe. Así se publicó en el Aleluya de aquella fecha. Esa señora fue esposa de D. Francisco Esteve Martínez, “el Caje”, fundador de un taller de marroquinería que llegó a ser una empresa de renombre mundial en su género. Mujer de una profunda fe, manifestó su amor por los enfermos y por los pobres, socorriéndolos. Inició, fomentó y extendió la devoción a nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Asimismo, en compañía de su esposo, regaló la imagen de la Virgen de Fátima que se venera en una capilla lateral de la parroquia de S. Pedro Apóstol, propagando y extendiendo su culto. Como camarera del Cristo llevaba a cabo sus menesteres, limpiando vasos sagrados, ornamentos, lámparas, ropas y enseres del culto al Santísimo Cristo de la Fe, así como la puesta a punto y limpieza de su capilla, al igual que del Altar mayor, Estas labores las desempeñaba semanalmente hasta que falleció en 1964. Precisamente en ese año, D. Francisco Esteve Martínez fue el clavario mayor y en el libro de las fiestas se escribió un amplio artículo denominado “Dª Carmen Contelles de Esteve. Primera camarera mayor del Stmo. Cristo de la Fe”, panegírico en el que se ensalzaban las virtudes de dicha señora.




Tras esta triste pérdida, se procedió a nombrar una sucesora en el cargo. De esta manera, el Sr. cura párroco de San Pedro Apóstol designó en fecha 15 de julio de 1964 como Camarera mayor perpetua del Santísimo Cristo de la Fe a la señora Dª María Martínez. Así se hace constar en Saluda remitido el 17 de julio de 1964: “El Párroco de S. Pedro Apóstol de Paterna saluda en Cristo a los señores Clavarios del Santísimo Cristo de la Fe y San Vicente Ferrer y se complace en notificarles que en fecha 15 del actual ha nombrado CAMARERA MAYOR PERPETUA DEL SANTISIMO CRISTO DE LA FE a la señora doña María Martínez de Riquelme, con todas las prerrogativas y obligaciones inherentes al cargo, esperando de esa distinguida agrupación las consideraciones y respetos a que es acreedora como digna sucesora de la muy llorada doña Carmen Contelles de Esteve, cuya santa memoria será imperecedera entre nosotros y feligreses devotos.- Francisco Javier Peris Larcada”. Se inicia así una nueva etapa en la cual dicha señora desempeñará este cargo con la dignidad que el mismo merece. Esposa de Militar, D. Enrique Riquelme Díaz, que también fue clavario en 1964, llevó a cabo el desempeño de sus actividades como camarera del Cristo durante más de diez años, tiempo en el que llevó a cabo la hermosa tarea de mantener limpio el camarín del Cristo, incluido el conopeo del Sagrario, candelabros, manteles, así como el Altar mayor. Esto fue así hasta cuando tuvo que cambiar de domicilio por un traslado nacional debido a la profesión de su esposo. Esta circunstancia hizo que le fuera más dificultoso el desplazarse a Paterna a cumplir con sus menesteres parroquiales. Aún así, nos consta que en esa última etapa, todas las semanas viajaba de Madrid a Paterna para cumplir con sus menesteres como camarera del Cristo.




En el año 1975, cesa D. Francisco Javier Peris Larcada como cura párroco de S. Pedro Apóstol y es nombrado D. Bernardo Aparisi Peiró que administrará dicha parroquia hasta el año 2003. Comienza así una nueva etapa en nuestra historia local y también para las camareras del Cristo, puesto que en 1976 se nombran, mediante sendos Decretos Eclesiásticos parroquiales, a dos señoras como camareras del Cristo que desempeñarán sus funciones en años alternos, es decir, un año la una y al siguiente la otra. Estamos hablando de Dª Amparo Benlloch Ferrandis y Dª Maruja Antonino Juan, esposas respectivamente de D. Francisco y D. Rafael Esteve Contelles, es decir, los dos hijos del matrimonio compuesto por D. Francisco Esteve Martínez y Dª Carmen Contelles Sanchis, que fue la primera camarera del Cristo de la cual tenemos constancia documental de su existencia, como ya vimos anteriormente.



Durante más de veinte años, prácticamente todos los jueves del año ambas señoras han llevado a cabo de una manera alternativa, mediante ciclos anuales sucesivos que tenían su inicio en el mes de febrero y que duraban hasta el mes de febrero del año siguiente, la noble labor de adecentar tanto las imágenes del Santísimo Cristo de la Fe así como de tener perfectamente limpios el camarín del Cristo como el altar mayor, así como todos los elementos litúrgicos que en los mismos se hallan: corporales, purificadores, candelabros, cortinas,... Estamos hablando de finales de los años setenta, toda la década de los ochenta y de los noventa.

En el año 2001 se constituye formalmente la Cofradía del Cristo y se organizan y estructuran las fiestas orgánicamente de la manera en que lo están en la actualidad. Y siguen Dª Maruja Antonino y Dª Amparo Benlloch desarrollando sus funciones. Pero, aunque la ilusión sigue siendo la misma que la del primer día, la edad no perdona y los primeros achaques hacen que les sea más gravoso el participar en la dimensión pública de este cargo: procesiones, traslados,… Por ello mismo presentan por razones personales su renuncia al cargo, siendo éste desempeñado de una manera provisional por Dª Carmen Esteve Benlloch.



En marzo de 2003 cesa como cura párroco de S. Pedro Apóstol D. Bernardo Aparisi Peiró y le releva en dicho menester D. José Luís Llopis Sanchis, quien se encargará de la administración de la parroquia hasta la actualidad. Ante esta situación interina se opta, de acuerdo con la legislación eclesiástica vigente, por nombrar a Dª Carmen Esteve Benlloch, camarera del Cristo. Y esto se lleva a cabo mediante Decreto Eclesiástico expedido por D. José Luís Llopis Sanchis, cura párroco de la parroquia de S. Pedro Apóstol y Arcipreste de Paterna-Benimámet. Este nombramiento se llevó a cabo el 21 de Agosto de 2.005 en el transcurso de una solemne Eucaristía y tendrá vigencia mientras se cumplan fielmente las condiciones y obligaciones de su cargo; o bien cuando el Consejo de Pastoral de la Parroquia de S. Pedro Apóstol, a propuesta de su Presidente, lo estime conveniente, siendo dicho nombramiento facultad única y exclusiva de la Autoridad Eclesiástica. Por tanto, ya no se trata de un nombramiento perpetuo, sino indefinido que hasta el momento actual está desarrollando Dª Carmen Esteve Benlloch con una conducta y actitud cristiana intachable hasta la fecha.

Quisiéramos, para terminar, dejar constancia en estas líneas, que con la Camarera del Cristo siempre han colaborado una serie de personas en sus menesteres domésticos de una manera totalmente desinteresada y que en la actualidad llevan a cabo los viernes por la mañana. Las señoras que ahora mismo colaboran con élla son Teresa, Melín, Silvina y Mari Carmen. No sería justo terminar este artículo sin al menos nombrarlas, teniendo en cuenta que, a lo largo de la historia de nuestra villa, no han sido solamente ellas, sino que diferentes mujeres con el transcurso de los años han hecho la intrahistoria en el día a día, al colaborar con las diferentes camareras, en sus menesteres cotidianos. Desde estas palabras, nuestro recuerdo, nuestro agradecimiento y nuestro homenaje.